EL DIA QUE EL PAYASO LLORO

 

 

 

El día que el Payaso lloró, cuyo título original es The Day the Clown Cried, es una película inconclusa dirigida y protagonizada por el famoso comediante Jerry Lewis. Está basado en un libro del mismo nombre, de la autoría de Joan O’Brien, quien co-escribió el guión diez años antes de su filmación.Fue una de las primeras incursiones serias de Lewis en el cine. Es considerado una película fallida y malograda, incluso de mal gusto por algunos.Otros aseguran la imposibilidad de calificarla sólo por el guión de Jerry, sin haber visto su proyección.[cita requerida] Durante años se cuestionó sobre su existencia.

Lewis interpreta a un viejo payaso de nombre Helmut Doork que es despedido del circo, sin empleo, se dirige al primer bar que encuentra para ahogar su pena, después de algunas copas tiene la ocurrencia de mofarse del Führer en presencia de unos agentes de la Gestapo quienes lo aprehenden y lo conducen a un campo de concentración nazi para presos políticos. La personalidad de Helmut oscila entre la egolatría, frustración, resentimiento y compasión.

Helmut se las ingenia para lidiar con los jefes del campo —él no es judío ni comunista—. No obstante que siempre se vanagloria de su pasado como payaso, es requerido por lo nazis y presos para que les divierta, pero Helmut ya inseguro de su talento, se niega. En una de las ocasiones en que sus compañeros presos le piden que ejecute números para divertirlos terminan por arrojarlo al lodo, y en ese momento a cierta distancia se escuchan risas infantiles que resultan provenir de niños judíos separados de los presos no-judíos por una cerca alambrada. Encantado con este nuevo público, Helmut adquiere seguridad y comienza a divertir a los niños.

Doork se las ingenia para confeccionarse un disfraz, usa unos zapatos que pertenecían a un individuo de mayor talla que el, un sombrero, un saco y unos pantalones enormes, se maquilla la cara con cenizas y con excremento de palomas.

El público de Helmut, crece incluyendo a algunos adultos y compañeros de él, en prisión, actúa como mimo ante ellos hasta que un día el jefe del campo se percata, “Está prohibida la convivencia entre arios y quienes no lo son”, es advertido de ello sin embargo Helmut ignora la disposición, después de ser golpeado, es aislado en un separo.

Mientras esto ocurre los nazis enfrentan un nuevo dilema: Hay que trasladar a los niños a Auschwitz ya que ellos no están destinados a trabajos forzados, un furgón les espera y los niños no paran de gritar y llorar, deciden enviar a Helmut para apaciguarlos, bajo condición de ser liberado en base a su comportamiento, Helmut decide aceptar, les cuenta historias y les afirma que van hacia “un lugar mejor”, pero es encerrado accidentalmente en el furgón y viaja junto a ellos.

El comandante de Auschwitz le explica a Doork el uso de las instalaciones, los edificios en realidad son hornos donde son exterminados los niños, le pide conducirlos con calma hacia su destino final -la cámara de la muerte-, “como si fuese uno de ellos”.

Doork inicialmente aparenta no tener ningún remordimiento de su labor, -mantener a los niños serenos y divertidos en el campo de exterminio, e ignorantes de su suerte, ser conducidos con engaño a “las duchas”. En la última toma los niños comenzaron a abrazar al payaso, preguntándole: “¿A dónde vamos Helmut?”, Helmut continua actuando para ellos así rodeado de niños entra a la cámara de gas, todos cantan y ríen, luego las puertas se cierran detrás de ellos

El rodaje comenzó en 1972 (con locaciones en Francia y Suecia), pero el productor Nat Wachsberger se quedó sin dinero antes de completarlo, aún más, su opción para producirlo expiró antes de que comenzara la filmación y jamás llegó a un acuerdo con los guionistas Joan O’Brien y Charles Denton para adquirir definitivamente los derechos de filmación. Jerry Lewis, a sabiendas de todo esto, continuó sin embargo con el rodaje cubriendo los gastos con sus propios fondos con la esperanza de llegar posteriormente a un acuerdo para conseguir los derechos y lograr así estrenar el filme. A pesar de sus esfuerzos, las partes involucradas en la producción nunca fueron capaces de llegar a términos que permitieran a la película el ser exhibida. Al final el estudio obtuvo el film en negativo de la película. Dicho negativo ha desaparecido y se desconoce su paradero. Lewis conserva la única copia en positivo conocida.

Jerry considera que «la película debe verse», la controversia y el conflicto de versiones sigue.[cita requerida] Sin embargo durante una gira promocional de su libro «Dean and Me (A Love Story)» (2005), Lewis dijo que no buscaría estrenar el film porque no estaba muy orgulloso de la película. Fuera de estas declaraciones, a la fecha, Lewis prefiere no hablar sobre el tema en entrevistas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s